Con total éxito se cerró el torneo panamericano de básquet 3×3 desarrollado en conjunto entre la Asociación Deportiva Universitaria Salvadoreña (Adusal) y FISU América, en la ciudad de Santa Tecla. Como ya se sabe, la competencia fue clasificatoria para la Liga Mundial FISU que se realiza en Xiamen, China, y el balón oficial lo aportó la empresa Molten.

En la rama femenina, la Universidad de Chile, se consagró campeona, tras derrotar a la Universidad Nacional de Colombia por 12-8 en la final. En tercera posición quedó el Centro Educativo Técnico y Superior de México, que había perdido por sólo un punto ante CETyS en la semifinal, y luego derrotó 22-11 a Universidad Politécnica Territorial de Lara Andrés Eloy Blanco (Venezuela), que había caído con el equipo campeón en semifinales.

Entre los hombres, el campeón fue el Centro de Estudios Universitarios de México, que en la final se impuso ante la Universidad de Costa Rica por 22-16. En semifinales había quedado la Universidad Nacional de La Matanza, que se terminó quedando con el partido por el tercer puesto frente a la Universidad de Carabobo, tras ganar 21-19.

Como se recordará, Damaris Cota de México se quedó con el torneo de lanzamiento de 3 puntos, mientras entre los hombres ganó el también mexicano Bryan Rivera. En habilidades, se impuso María Quero de Venezuela, mientras el torneo de clavados se lo quedó Luis Castro, del CEU de México.

América Alvarado, representante de FISU América en el torneo, expresó que “ha habido un gran nivel y se han visto excelentes jugadores, lo que nos hace sentir orgullosos de ver que las universidades producen atletas que no sólo pueden jugar a nivel Panamericano sino también a nivel mundial. En cuanto a la organización, ha sido un gran esfuerzo de la Asociación Deportiva Universitaria Salvadoreña, con el respaldo de la Alcaldía de Santa Tecla y FISU América, y en el resultado puede hacerse un balance positivo. El hospedaje ha sido acogedor, la comida siempre llegó a tiempo, y la convocatoria finalmente fue mayor a la esperada, pero de igual modo todas las delegaciones estuvieron cómodas y apoyadas. El esfuerzo ha valido la pena y como FISU América nos sentimos contentos de saber que los países acompañan a los procesos y que los juegos son de calidad”.

Logo_footer